Museo en (cambio de) marcha

     

Preposiciones del MUVI: en el Museo - hacia el Museo - desde el Museo

Se ha escrito y se escribe sobre el significado de los Museos en el siglo XXI y esta introducción pretende sencillamente establecer a nuestro MUVI en esas coordenadas del tiempo en el que actualmente él y nosotros estamos situados.

Sin querer ahora profundizar, simplemente, advertimos que con las propuestas que en esta página web se recogen pretendemos superar la creencia de un Museo anclado en el pasado histórico y reivindicar su función social en la construcción de la conciencia individual, grupal y su proyección en el futuro más inmediato.

Sabemos que se comienza a trabajar en un Proyecto Vivo, tanto en continente como en contenido y que nuestra tarea no es más que incrementar su vitalidad, impulsar el cambio de marcha, que nos haga avanzar, al igual que, intrínsecamente, estas marchas de cambio de velocidad lo hacen en los vehículos, sin olvidar sus peculiaridades y a la vez reforzándolas, agrandando su proyección global y marcando sin complejos su carácter local, personal y único.

A la vez, nosotros estamos convencidos que, las visitas al Museo, al ser apuntes en nuestra agenda de actividades dentro de nuestro tiempo libre, que no liberado, es decir, que no lo hacemos por obligada convención social, sino por gusto, aprendizaje y como mucho, por instinto de ver un lugar determinado, nos obligan a mantener nuestros espacios como espacios de diálogo, de interacción, de aprendizaje y de diversión.

La estructura del MUVI en su desarrollo museístico enlaza con las nuevas tendencias que van más allá de la mera custodia de las piezas expuestas, y responde con dinamismo y modernidad en la presentación de sus características históricas, etnográficas y de historia del vehículo, que en un principio pudieran ser discordantes, pero que han llegado a conformar un todo que se hace contemporáneo y suscita comentarios de admiración entre los visitantes.

Por tanto, es tarea nuestra en esta nueva etapa, convertir esos comentarios en materia pedagógica y lúdica. Nuestra estructura de exhibición de los contenidos del MUVI ha de superar constantemente el cultismo de ser simples salas de conservación y exposición de objetos. Y para esto, estamos con el arquitecto Gustavo A. Brandariz, que nos dice que “el Museo ha de valerse de los recursos propios de la moderna comunicación humana (que empieza por el diseño de los significados a transmitir y se materializa con recursos que van desde la escenografía hasta el soporte multimedia) aunque con fines culturales y rigor científico. El objeto ha dejado de ser patrimonio inerte: el objeto habla”.

No encontramos descripción mejor de la estructura de diseño museográfico de nuestro MUVI. Por tanto, desde esa base con la que ya contamos, tenemos que profundizar en dos de los retos que desde la reflexión que esta dirección se hace ante los nuevos tiempos del siglo XXI:

 
  • ¿Para qué y por qué el visitante local, nuestros villafranqueses, nosotros mismos, que ya conocen y conocemos el MUVI ha y hemos de sentir la necesidad de volver a entrar en diálogo activo con él?
 
  • La misma reflexión para el visitante foráneo; además, de plantearnos el reto de la globalización, ésta ha de promover en quien no nos conoce la necesidad de que en su momento de esparcimiento se sienta inclinado a cubrirla con el disfrute de nuestra experiencia cultural museística.

El conseguirlo, además de un reto, será una tremenda satisfacción.

Miguel Ángel García Domínguez
Director-Gestor MUVI